Skip to main content
Criptodivisas y sociedad

Criptodivisas y sociedad

Hablar de una adopción de las criptomonedas a gran escala es algo demasiado prematuro, si bien la trayectoria del efecto cripto es claramente ascendente. Sin embargo, no podemos obviar las serias dudas que en materia de regulación estatal plantean los criptoactivos, el supuesto componente piramidal del sector en su conjunto, o la incapacidad del sistema para implementar técnicamente las ideas más audaces de las startups de blockchain.

Pero estas dudas no son más que el resultado de la emoción y el miedo infundado, contradichos por datos y hechos factibles en los que debemos por tanto basar nuestra confianza.

En los últimos tiempos hemos observado una importante afluencia de inversores institucionales hacia este mercado, lo que ha dotado de una mayor estabilidad al sistema, algo que incluso los agentes oficiales reconocen. Más concretamente Hester Peirce, comisaria de la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC) afirmó recientemente que el mercado de criptomonedas está madurando gracias al interés mostrado por los inversores institucionales. Además, la presencia de inversores institucionales en el mercado ha provocado un asombroso aumento en la cotización de las principales criptomonedas. Como resultado, a mediados de abril de 2021, la capitalización del mercado de las criptomonedas superó los 2 billones de dólares.

Imagen Capitalización de mercado de las criptomonedas. Fuente https://coinmarketcap.com/

Hemos de destacar que se ha observado una marcada tendencia entre los propietarios de Bitcoin a emplear cada vez más este activo como forma de inversión, y concretamente como inversión a largo plazo. El siguiente gráfico muestra la rotación ponderada de Bitcoin en el tiempo; esto es, la proporción entre el número de transacciones con Bitcoin realizadas durante un determinado período de tiempo con respecto al período de retención de dicha moneda en una cartera.

Imagen Rotación ponderada de Bitcoin en el tiempo. Fuente glassnode.com

En este gráfico se aprecia que 2018 dio inicio a una tendencia bajista a largo plazo. Esto significa que los propietarios de Bitcoin no están retirando las monedas "antiguas", sino que las almacenan, aun cuando el número de grandes tenedores es bastante reducido: sólo 1.611 (en torno al 0,16 %) de las carteras de Bitcoin almacenan más de 1.000 Bitcoins. Estos, no obstante, representan la mayor parte de los BTC que se han minado hasta el momento.

Cada vez es más frecuente pagar con criptomonedas gracias a la participación activa de los sistemas de pago conocidos: Visa, MasterCard o PayPal, hasta el punto de que, en los últimos tres años y medio, el número de empresas que aceptan pago con criptoactivos se ha más que duplicado.

Imagen Número de empresas que aceptan el pago con criptomoneda.Fuente:https://coinmap.org

No deja de crecer el número de sociedades y reputadas firmas que se unen a este movimiento, como es el caso de Tesla recientemente. En marzo de 2021, la empresa empezó a aceptar Bitcoin como método de pago para sus automóviles, y Elon Musk aseguró que todos los pagos reallizados con Bitcoin mantendrían el formato de criptomoneda y no se convertirán en dinero fiat.

Cabe señalar que Elon Musk se ha convertido en uno de los princaples inversores en criptomoneda en la actualidad, después de que su compañía adquiriese en torno a 24.000 BTC por valor de 1.500 millones de dólares en Bitcoin, tal y como demuestra la solicitud presentada ante la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC).
Sin embargo, Tesla dista mucho de ser el principal inversor en Bitcoin, destacando especialmente la empresa desarrolladora de software de análisis empresarial MicroStrategy inc., la cual empezó a invertir activamente en criptomonedas en agosto de 2020, convirtiéndose en la primera empresa pública en convertir parte de su capital libre en Bitcoin. Actualmente la compañía almacena más de 90.000 BTC, lo que no hace sino reafirmar su confianza en que Bitcoin, en tanto criptomoneda más extendida en todo el mundo, puede efectivamente ser empleada como forma de ahorro de confianza. Otro de los principales inversores en Bitcoin ha sido y sigue siendo Grayscale Investments Holdings, poseedor de un fideicomiso de 649.990 BTC, si bien los activos presentes en este fondo fiduciario no se limitan a la pionera entre las criptomonedas. Además de BTC, la compañía cuenta con activos de Ethereum (3,05 millones de ETH), Litecoin (1,33 millones de LTC) y muchas otras de las criptomonedas incluidas en el top 50 según su capitalización de mercado.

Por otra parte, la minería también desempeña un papel importante, atrayendo hacia sí imponentes inversiones. Se crea constamente nuevas granjas de minado, a la vez que aumenta la capacidad de minado de las ya existentes, y algunos alcaldes norteamericanos han llegado incluso a prometer la construcción de los denominados "centros criptográficos" en sus ciudades. De este modo, Francis Suárez, el alcalde de Miami, ha mostrado interés en atraer empresas dedicadas a la minería de Bitcoin a la capital de Florida, así como en convertir en Bitcoin una pequeña parte de las reservas de Miami. Para ponernos en contexto: los cofres de la ciudad guardan unos 95 millones de dólares, por lo que incluso una pequeña inversión del 1 % en Bitcoin equivaldría a casi 1 millón de dólares. Pero esto no es todo, ya que el alcalde quiere que se estudie la posibilidad de pagar a los empleados en Bitcoin. Aún más lejos llegaron en sus pretensiones los representantes de MicroStrategy con una iniciativa en base similar a esta; Según Michal Taylor, CEO de la compañía, la junta directiva ha autorizado el pago de bonificaciones mediante Bitcoin, y el documento ya ha sido enviado a la Comisión de Valores y Bolsa de EE. UU. para su aprobación.

Por tanto, no se trata tan sólo de que las criptomonedas aumenten su papel en la sociedad. También aumenta la tecnología en la que se basan, la cadena de bloques o blockchain. Ya hemos hablado largo y tendido sobre sus posibles usos y aplicaciones, Pero merece la pena recordar que el mundo sigue bajo las garras de la pandemia por Covid.19, y mientras que los inversores suelen usar las criptomonedas a modo de activo refugio o protección, aunque de alto riesgo, la tecnología subyacente podría resultar de gran ayuda en la carrera por la vacunación. ¿Cómo, te preguntarás? Es muy sencillo: La tecnología blockchain podría aportar una transparencia muy necesaria con respecto al proceso de vacunación, y más concretamente sobre qué grupos de población necesitan la vacuna, la fiabilidad que presenta o las condiciones necesarias para su transporte y almacenamiento.
Blockchain permite que varios agentes administren una base de datos compartida y descentralizada de forma simultánea, lo que garantiza que la disponibilidad de la información no depende de una sola parte. Después de todo, los datos almacenados en la secuencia de bloques son inmutables y cualquiera de los participantes de la cadena puede acceder a ellos con facilidad. La tecnología blockchain resulta también de gran conveniencia en tanto otorga la posibilidd de configurar las diferentes cadenas de bloques como se prefiera: algunas permiten únicamente leer la información almacenada, mientras que otras permiten la escritura. El sistema permitiría administrar fácilmente las existencias de vacunas, verificar su autenticidad y establecer una cadena de suministro.
Además, ya se está probando una tecnología en base a blockchain en Nueva York, lo que permitirá revitalizar parcialmente la economía. Se trata del denominad Excelsior Pass, una pasaporte digital sanitario que incluye datos personales del usuario, tales como resultados negativos tras la prueba de COVID-19, o información referente a la vacunación, Y se presenta como un paso más en la lucha para evitar que se siga extendiendo el coronavirus.

Hemos querido mencionar algunos ejemplos para dar fé de hasta qué punto se han establecido las criptomonedas en el mundo actual. Por supuesto, como todo aquello que presenta una novedad y ha sido todavía poco estudiado, surgen algunas dudas respecto a este mercado, y es algo enteramente normal y lícito. Basta recordar la crisis a raíz de la burbuja de las punto-com en el año 2000. Si bien es cierto que el sector de la tecnología de Internet está bastante desarrollado en la actualidad, hace un par de décadas representaba algo completamente innovador. Pero las tecnologías capaces de cambiar la forma en que vivimos no surgen de un día para otro, sino como resultado de un largo proceso basado en el método de ensayo y error. Tarde o temprano, el mundo acabará asimilando y entendiendo el valor real de esta nueva tecnología y el valor añadido que supone.